GEMUND



Dejamos Berlin con la sensación de que a pesar de su poderosa atración que sentía por esta ciudad, pudiera ser la última vez que la visitase causándome una gran tristeza. Pusimos dirección a Gemund un barrio de la localidad de Schleiden a 647 kms. donde pasaríamos los próximos siete días en pleno Parque Nacional de Eifel. el resort elegido fue Gemuender ferienpark salberg. a unos dos kms. del centro.

Como he indicado anteriormente se trata de un barrio de Schleiden de aproximadamente 4.700 habitantes y su actividad económica principal proviene del turismo y del famoso Spa que posee. Al ser una de las entradas al Parque Nacional y sus numerosos senderos, hace que esta pequeña localidad un lugar ideal para pasear por sus calles semivacias ya que las personas que llegan solo se encuentran aquí para pernoctar.

Realmente aparte de tranquilidad y los posibles paseos por el Parque, esta localidad apenas ofrece visitas interesantes al turista. En la confluencia de los ríos Olef y Urft casi en el centro, podemos ver la réplica de la estatua del patrón de los puentes Juan de Nepomuk. La original hecha alrededor de 1730 de piedra arenisca roja, se encuentra en el Kurhaus o casa del Spa.

La localidad posee dos iglesias. Una la Iglesia Evangélica construida a orillas del rio en 1753 de estilo barroco cuya torre data de 1851 y la Iglesia católica de San Nicolás de estilo gótico tardío construida entre 1857 y 1862 aunque la torre se terminó entre 1888 y 1889.

MONSCHAU



HabÍamos visto una fotografÍa en el resort donde nos alojábamos de una localidad llamada Monschau apenas a 28 kms. de allí, por lo que decidimos visitarla. Se encuentra situada en el Valle del río Rur y apenas 2 kms. de la frontera de Bélgica. Hasta 1918 que el emperador Guillermo II la cambio el nombre por el actual mediante un decreto, fue conocida por el nombre Montjoy

Como quiera que todas sus calles son semipeatonales con la circulación de vehículos restringida para los residentes y hoteles, lo mejor es dejar el coche en uno de los parkings existentes a las afueras por un módico precio, en nuestro caso concreto en el Parking Burgau usado tambien por los clientes que visitan la enorme tienda de objetos de cristal hechos a mano asi como otros de madera. cuero etc.objetos. Excelente lugar si se tiene la necesidad de ir al WC. Una vez visto la tienda o almacen mencionado, cruzamos un bonito puente para continuar por la carretera-calle hacia el centro del pueblo, por cierto poco concurrida, con abundancia de comercios y las típicas casa con entramado de madera.

En un lateral pasando un puente conocido como Puente Evangélico que atarviesa el río Rur nos encontramos con la Iglesia evangélica, cuya construcción comenzó con la colocación de la primera piedra el 25 de julio de 1787, inagurándose el 16 de agosto de 1789, aunque no se terminó completamente hasta diciembre de 1810 con la instalación de las galerías y el órgano. El interior es típico de una iglesia protestante iluminado por las tres ventanas alargadas en ambos lados y una mas en el frontal junto a la puerta de entrada. Paredes blancas inmaculadas cob1jan la sala de 17 metros de largo por 11 metros de ancho, con la plataforma del coro elevada por dos escalones respecto al resto y en su centro el púlpito.

Dejamos atrás esta iglesia para seguir caminando por la calle principal hasta llegar a la Markplatz o Plaza del mercado centro neurálgio de la ciudad. Pequeña pero bonita plaza que acoje en una lateral junto a las orillas del Río Rur uno de los conjuntos mas bonitos de casas con entramado de madera de la región, diversas terrazas de restaurantes y cervecerías y una bonita Fuente obra del escultor Bonifatius Stirnberg. El grupo escultórico es un recuerdo al comercio de telas de la ciudad desde el siglo XVII. en la parte superior vemos al Tejedor, a la izquierda el Tintorero y a la derecha a Esquilador, esta última figura no se refiere al que corta la lana a las ovejas, sino que una vez teñida y tejida la misma, iba a el para que con unas tijeras grandes cortase todos los hilos que sobresalieran, dejando la tela completamente lisa, por su trabajo era el que más ganaba. A espaldas de esta fuente encontramos una tienda de regalos y objetos navideños permanente, es de decir se pueden adquirir durante todo el año.

Como aun era una hora temprana para comer nosotros y las terrazas estaban repletas, continuamos unos metros adelante llamados por la vista de una torre típica de iglesia, que no era otra que la de Nuestra Señora de la Concepción levantada entre 1725 y 1751 como iglesia aneja al convento recién construido por la Orden Minorita conocida como la Capilla de Loreto. Después de la secularización en 1802, los monjes tuvieron que abandonar el convento y la iglesia fue entregada a la parroquia católica. En 1860 sufrió un incendio y aunque reconstruida en estilo neogótico, no fue hasta 1965 cuando tomó su forma actual que para nada se asemeja con el interior de una iglesia convencional, toda vez que el Altar se encuentra ubicado en el centro de un semicírculo de bancos llamando poderosamente la atención

Poco tiempo empleamos en esta última visita y dirigirnos hacia el parking con objeto de encontrar algun lugar por el camino para comer y que no tuvimos dificultad alguna para hacerlo. Terminamos de comer cuando aun quedaban varias horas de sol y dado que no nos apetecía meternos en el apartamento, decidimos adentrarnos un poco por la carreteras del Parque Eiffel y llegar hasta Rurberg a tan solo 16 kms. de distancia en el valle del Rur, inundado en 1934 por la represa de Rursee que motivó la desaparición de la mayoria de las casas incluida la iglesia que se construyeron de nuevo en las colinas próximas.

Prácticamente estuvimos en este lugar alrededor de una hora, tiempo que duró el paseo hasta la cabecera de una de las presas. Es un lugar bastante recomendable si se quiere practicar deportes naúticos, senderismo o circuitos de bicicleta.