Partimos de Gemund a primera hora de la mañana hacia Clermont Ferrand donde pernoctariamos una noche. La distancia de 801 kms. en un principio era bastante asequible, siempre que al llegar a Lyon la autovia de circunvalación no estuviese atascada como en otras ocasiones, sin embargo no hubo suerte y nos tocó una caravana de cerca de hora y media, por lo que llegamos a Clermont pasadas las nueve de la noche.

Registro en el hotel, una visita rápida a la habitación para dejar el equipaje y partida hacia el centro de la ciudad para intentar cenar, que al ser sábado seguro que encontraríamos bastantes restaurantes abiertos. Después de varias vueltas por encontrarno varia calles cortadas por obras, por fin llegamos a la Place de Jaude punto neurálgico de esta ciudad y donde se ubica elParking Place de Jaude donde dejamos el coche.

Cenamos en un restaurante por cierto abarrotado de esta plaza para a continuación darnos una vuelta por la misma aunque de poca duración ya que la temperatura había descendido bastante. En la misma pudimos ver la fachada del Teatro-Ópera construido en el lugar del antiguo Mercado Cubierto por Jean Teillard entre 1891-1894. Casi enfrente de esto se encuentra la estatua ecuestre de Averne Vercingétorix obra de Fréderic Auguste Bortholi en 1903, también conocido por haber sido el autor de la Estatua de la Libertad de New York. Vercingétorix fue un general de las tropas galas que defendió el asedio de Gergovie llevado a cabo por las legiones romanas al mando de Julio Cesar.

Abandonamos Clermont-Ferrand bastante temprano ya que aunque nuestra próxima pernoctación era en Carcasona, teníamos adquiridas las entradas para visitar las Grutas o Gouffre de Paridac.

El recorrido hasta estas grutas era solo de 200 kms. aunque los últimos 30 la autovía ya muy cerca de Rocamadour se convirtió en una carretera bastante estrecha y sinuosa en la que apenas podian cruzarse dos vehículos, pero aun con todo llegamos a eso de mediodía con tiempo suficiente ya que teniamos las entradas para las 13,30h compradas on-line en ENTRADAS, también se pueden adquirir allí mismo en unas maquinas expendedoras o en la taquilla existente.

Dejamos el coche en uno de los parkings gratuitos habilitados para dirigirnos hacia donde se suponía que era la entrada por la gran afluencia de gente que había. Muy cerca de la entrada se puede ver con alguna difilcutad la gran abertura de la sima de unos 33 metros de diámetro y 75 metros de profundidad. Esta sima y gruta fueron descubiertas por Eduard Alfred Martel en 1889 al que se considera como el padre de la espeleología moderna.

Con un poco de retraso por fin pasamos el control de entradas donde te indican que tienes dos opciones para bajar al fondo de la sima. Una por escaleras y otra con dos tramos de ascensor, nosotros optamos por la segunda y en pocos minutos llegamos al fondo de la sima, de donde parten unas escaleras de 70 escalones que te llevan por unas galerías hasta el embarcadero a 103 metros de profundidad para dar un paseo en barca de unos quinientos metros durante los cuales el guía - barquero te va explicando la historia y lo que se puede ir viendo en diversos idiomas. Durante la esta travesía se encuentra totalmente prohibido hacer fotografías o video, ya que unas oportunas cámaras colocadas magistralmente, te hacen las fotografías oportunas en la barca que luego te intentan vender a la salida.

Una vez desembarcas tienes dos opciones, bien esperar alli para coger la próxima barca de vuelta con lo cual te llevará a perderte lo mejor de la visita o hacer una ruta circular para ver el Lac des Gours, una estalactita gigante de 60 metros de altura llamada la Grande Pendeloque, subir 150 escalones para llegar a la Salle du Grand Dome cuya cúpula tiene 94 metros de altura, muy dificil de observar por la gran cantidad de estalactitas y estalagmitas que hay. Desde aqui otros 150 escalones de bajada para llegar al embarcadero que te lleva a la salida para bien coger los ascensores o subir por las escaleras.

Después de hora y media aproximadamente que dura la visita, de nuevo para el coche para comer en el camino y llegar a Carcasona nuestro próximo destino.