Como nos sucedió con Monschau que vimos una foto en el resort, igual nos pasó con Trier que con solo verlo decidimos emplear un día para ir a visitarla y además la distancia era relativamente corta, apenas 120 kms. aunque esta vez por carretera convencional y bastante tráfico pues es la que se dirige al cercano Luxemburgo.

Trier en francés o Tréveris en alemán fue fundada por los celtas en el siglo IV a.C. y conquistada 300 años después por los romanos con el nombre de Augusta Treverorum teniendo como título el ser la ciudad más antigua de alemania y la que más construcciones de aquella época posee del pais.

Después de casi dos horas por obras y tráfico abundante llegamos al primer parking que vimos. Se trataba del Trier Parking con entrada por Zuckerbergstraße a escasos metros del centro comercial Trier Galerie. Una vez en la calle realmente no teníamos ni idea que dirección teníamos que tomar para ir hacia el centro, asi que guiados por nuestro instinto echamos a caminar.

Medio perdidos por las calles con nombre de imposible pronunciación, llegamos frente a Pauluskirche o Iglesia de San Pablo edificada entre 1905 y 1907 en estilo neorománico por el arquitecto Wilhem Schmitz. En la actualidad debido a la gran cantidad de templos en la ciudad, este se ha dedicado a exposiciones y actos temporales. En nuestra visita estaba el llamado Diálogo en la Oscuridad, que tiene por objerto hacer distintos recorridos en absoluta obscuridad guiados por una persona invidente, al objeto que los que no padecen ceguera sientan las sensaciones de otra persona que si la padece. Debido a este evento nos fue imposible acceder al interior de este templo.

Continuando por Dietrichstraße, la misma calle donde esta situada la anterior mencionada iglesia, nos encontramos con la Frankenturn una antigua torre de defensa construida en el siglo XI, varias veces restaurada y que en actualidad sirve como centro cultural.

No habíamos caminado 100 metros cuando nos encontramos con la impresionante y majestuosa Plaza del Mercado o Hauptmarkt en alemán, una de las más grandes de la ciudad y que desde antaño hasta nuesros dias punto neurálgico de Trier, pero sobre todo cuando se pone aquí el mercadillo de navidad. En su recinto nos encontramos con:



La Cruz del Mercado construida por el Arzobispo Heinrich I en el año 958 símbolo de la paz del mercado y el gobierno del arzobispado. Se encuentra sobre una columna problamente romana que a su vez se eleva sobre una plataforma de tres niveles. Podría tratarse la cruz de mercado mas antigua de la europa occidental.



A pocos metros de distancia de la Cruz del mercado comentada, no encontramos con la Petrusbrunnen o Fuente de San Pedro, tratándose de una obra del escultor Johann Ruprecht Hoffman en la que se eleva sobre una piscina hexagonal, una columna rodeada de la Cuatro Virtudes Cardinales con cuatro querubines sobre las mismas manado agua por su boca, estos mismos soportan una placa redonda donde se muestran otros cuatro querubines montando sobre delfines y alternando con los mismos cuatro gansos. Culmina la columna con la figura de San Pedro patrón de la ciudad.

En una de las esquina de esta plaza,podemos ver el Steipe antiguo edificio donde se reunian los concejales y altos dignatarios de la ciudad. De color blanco y estilo gótico fue construido en 1430 aunque no se inauguró hasta 1483. Restaurado en varias ocasiones, fue destruido en 1944 durante la segunda guerra mundial y reconstruido en 1970. Las esculturas de la fachada de santos de la época son copias, ya que los originales se encuentran en el museo de la ciudad de Simeonstift. En la actualidad en su interior está ubicado un café restaurante.

Lindando con el Steipe se encuentra la llamada Casa roja construida en 1684 por Wolfgang Stuppeler para el secretario de la catedral Johann Wilhelm Polch. Igual que otras muchas construciones de la ciudad, esta fue destruida en 1944 y reconstruida entre 1968 y 1970. En su fachada se encuentra la imagen de San Antonio de Padua y a sus pies se puede ver una inscripción con el sigiente texto:

ANTE ROMAM TREVIRIS STETIT ANNIS MILLE TRECENTIS. PERSTET ET ÆTERNA PACE FRVATVR.AMEN cuya tradución sería TRIER ESTUVO MAS QUE ROMA DURANTE MIL TRESCIENTOS AÑOS. QUE CONTINUE Y DISFRUTE DE LA PAZ ETERNA. La mencionada inscripción pudiera referirse a la fundación de la ciudad por el Príncipe asirio TREBETA en el año 1105.

En uno de los laterales de la misma plaza se encuentra la Iglesia de St. Gangolf rodeada por casas y de la cual solo desde el exterior se puede ver la torre. Al interior se accede por una puerta de la torre aunque desde la plaza se puede acceder por una puerta barroca construida por en 1732 por el agustino Josef Josef.

La iglesia actual surgió como consecuencia de una reconstruucción de una existente anteriormente en el año 1500 a la que se le añadieron elementos barrocos entre 1731 y 1746.

Abandonamos por unos momentos la plaza para dirigirnos 400 metros hacia el norte y encontrarnos con la Puerta Negra o Porta Nigra. Según un estudio publicado en enero de 2018, la mencionada puerta tiene una antiguedad de 1848 años lo que confirma las disitintas opiniones de arqueólogos que la situeban entre el año 150 y 320 d.C.. Los estudios se han llevado a cabo mediante unas excavaciones en las murallas próximas a la puerta en las que se encontraron unas maderas de esa época.

La puerta formaba parte de las murallas que tenían unos 6 kms. de longitud. Cuenta la historia que alrededor del año 1028 un monje griego se aislo en una de las torres como cenobita y a su fallecimiento fue canonizado y se construyó en la puerta dos iglesias que en 1802 Napoleón las ordenó destruir.

La puerta consta de dos torres de cuatro pisos cada una, presentando un aspecto diferente en cada una de su caras, toda vez que en su parte exterior las torres se convierten en semicírculos. El color negro aunque no se ha llegado a un acuerdo se supone que se puede deber a la composición de la piedra con la que esta construída. Se trata de la puerta romana mejor consevada al norte de los alpes.

De vuelta de nuevo para Marktplatz nos paramos a comer en uno de los chiringuitos con terraza existentes pue es el día era espectacular. Una vez terminado tan noble oficio encaminamos nuestros pasos hacia Domfreihof o Plaza de la Catedral donde se encuentran la mencionada construcción y su anexa Basílica de Nuestra Señora.



Lo primer0 en visitar fue la catedral o Triere Dom en alemán, que se trata de la iglesia mas antigua del país y que según las investigaciones arqueológicas llevadas a cabo, se encuentra edificada sobre otras construcciones romanas. Según estudios, fue levantada en un principio por el Emperador Constantino el Grande sobre el palacio de su madre. Despues de dos destrucciones llevadas a cabo en los siglo IV y IX, se comenzó de nuevo la reconstrucción por el Arzobispo Egbert en el mismo siglo IX, complentádose durante los años del 1016 al 1041 por Poppo de Babenberg que igualmente fue arzobispo de la ciudad aunque se conservó parte las paredes edificadas con ladrillos romanos. Es de destacar lascuatro torres situadas a los lados del ábside occidental.

El interior consta de una nave central y dos laterales, con la originalidad de tener dos ábsides, de los cuales nada más entrar a nuestra izquierda nos encontramos con el ábside occidental de estilo barroco alemán y levantado a una cierta altura que se accede por dos escaleras laterales encontrándonos con un techo estucado que realmente llama la tención.

Dentro de los varios altares que se ubican en el interior puedo destacar el Altar de Lothar Von Metternich arzobispo de Trier desde 1599 hasta 1623. Altar de Johann Hugo Von Orsbeck arzobispo de la Trier desde 1675 a 1711 y el Altar de Georg Von Schönborn-Buchheim arzobispo de Trier desde 1729 a 1756.

El área del entorno al altar mayor fue rediseñada conforme a la liturgia del Concilio Vaticano II y consagrado en mayo de 1974 por el Obispo Bernhard Stein. Detrás del ábside de este altar se encuentra una pequeña capilla donde esta la supuesta túnica sin costura de Jesucristo que solamente se puede visitar en contadas ocasiones que por lo que he leido la última fue en 2012.

Despues de la visita al interior de la catedral nos encaminamos al claustro construido entre 1245 y 1270 en estilo gótico que conecta la catedral con la Basílica de Nuestra Señora. Desde el mismo se puede ver la conjunción de las dos construcciones.

Salimos de la catedral para caminar apenas 50 metros y adentrarnos en la Basílica de Nuestra Señora. Se trata de la iglesia gótica mas antigua de alemania y del edificio central más importante del pais.

Construída entre 1227 y 1260 con planta de cruz griega con doce capillas que según dice recuerda a una rosa de doce pétalos y altar en el centro. En cada una de las doce columnas que soportan la construcción se pueden ver las pinturas de los doce apóstoles. Por desgracia esta última visita fue excesivamente corta toda vez que prácticamente nos invitaron a irnos porque iban a cerrar, por lo que tampoco pudimos ver la cripta.

Abandonamos el entorno de la catedral y la basílica para intentar aunque solo fuera por el exterior la basilica de Constantino pero para nuestra desgracia estaba en plena fase de restauración y solo se veían andamios y una tela imitando la fachada, por lo que continuamos por la hora que era para el parking cuando nos encontramos con la Sankt Georgsbrunnen o Fuente de San Jorge una de las fuentes en estilo rococo más bonitas de alemania.

Levantada por el arquitecto Johannes Seis y el escultor Joseph Amlinger entre 1750 y 1751 en honor al principe elector Franz Georg Von Schönborn. Consta de una pila cuandrangular de la que sobresale un obelisco en cuya parte superior se encuentra la Estatua de San Jorge matando al dragón y rodeando al citado obelisco las figuras alegóricas de las cuatro estaciones: Invierno representando por un anciano; Primavera representada por una mujer con flores; Verano representado por una mujer con una gavilla de maiz; Otoño representado por un hombre con una copa y un racimo de uvas.

La luz del sol se estaba marchando y nos tocaba otros 120 kms. de vuelta hasta Gemund. Por desgracia nos habín quedado algunas visitas por hacer, como el anfiteatro, las termas, el puente romano y algunas construcciones más, pero el tiempo no se puede estirar todo lo que uno desee y aunque cueste hay que abandonar algo que te gusta y que quizás no tengas la oportunidad de volver a visitar.

Fuentes: Wikipedia, Oficina Turismo de Trier, folletos explicativos de la Catedral, de la iglesia de Nuestra Señora y https://statues.vanderkrogt.net.