Por fortuna y no como la vez anterior, llegamos a una hora en la que todavía se encontraba abierta la Oficina de Turismo, situada en la Plaza de la Comedia donde nos dieron amablemente un pequeño mapa con las indicaciones para visitar lo mas importante de la ciudad.

Partimos de la plaza mencionada para dirigirnos por la Rue de la Loge pasando por la Place des Martys de la Résistence donde se encuentra el magnífico edifico de la Prefecture y continuar por la Rue de Foch desde donde ya se divisa el Arco del Triunfo, construido por el Administrador del Rey en el siglo XVII a imitación de las puertas parisienses en honor de Luis XIV. Se levantó en el mismo lugar de una de las puertas de la antigua muralla.

Palacio de Justicia.Poco antes de llegar al mencionado arco y a la izquierda, podemos observar el espléndido edificio mencionado levantado en estilo neoclásico en 1853, ocupa el lugar del Castillo de los Guilhem.

Situada enfrente al Arco del Triunfo, nos encontramos con la PLACE ROYALE DE PEYROU en cuyo centro se encuentra la ESTATUA ESCUESTRE DE LUIS XIV.

Al fondo de la mencionada plaza y destacando contra el cielo, nos encontramos con el Chlateau d’Eau o antiguo depósito de agua de la ciudad construido en el siglo XVIII. Aqueduc Saint-Clément A los pies del este depósito, se encuentra este acueduto construido en 1754 por el ingeniero Henri Pitot inspirándose en el existente Pont du Gard. Mediante este acueducto se permitió llevar a la ciudad el agua potable de los manantiales existentes en la ciudad de Saint-Clément.

Volvemos por nuestros pasos y tomamos el Boulevard Henri IV hasta llegar por nuestra derecha a la Rue de l’Ecole de Médecine para encontrarnos con la bella fachada de la Facultad de Medicina.

Guilhem VIII en 1180 mediante un decreto en el que se estipulaba que cualquier persona, sin tener en cuenta su religión o sus orígenes, tenía derecho a enseñar la medicina en Montpellier. La facultad nació a finales del siglo XIII y esta considerada como la facultad de medicina más antigua del mundo occidental todavía con actividad.

Adyacente a la facultad nos encontramos con una de las Catedrales con la construcción mas original que haya podido hasta ahora observar. Se trata de la Cathedrale de Saint-Pierre.

En 1364, el Papa Urbano V a la sazón antiguo estudiante de Montpellier, hizo construir en 1364 un monasterio y su iglesia que fue transformada en catedral en 1536. De estilo gótico meridional, su silueta e imponente porche sostenido por dos pilares circulares, te causan el efecto de encontrarte ante una fortaleza.

De vuelta a la Plaza de la Comedia auténtico punto neurálgico de la ciudad y uno de los espacios peatonales mas amplios de Europa, cabe destacar en el centro de la misma la escultura creada por Etienne d’Antonie en 1773 llamada la Fuente de las Tres Gracias (Aglaya, Eufrósine y Talía) siendo el emblema de la ciudad.

Terminada esta pequeña visita, cena en nuestro restaurante preferido L’ENTRECÔTE y vuelta al hotel pues mañana nos tocaba de nuevo recorrer 800 kilómetros hasta Estrasburgo.