Partimos a una hora bastante temprana desoués de desayunar para Brescia, no porque la distancia fuese elevada (682 kms.), sino más bien debido a que teniamos que adentrarnos un poco en la ciudad de Génova y la caótica manera que tienen de circular sus habitantes que pueden producir bastantes kilómetros de retenciones. Esto lo pongo por experiencia de otros viajes anteriores.

Aparte del hándicap citado, íbamos hacer parte del recorrido por la Costa Azul, lo cual conlleva hacer varias paradas para contemplar unos bonitos paisajes que me recuerdan enormemente a la Costa Brava.

Llegamos al hotel a media tarde con el tiempo justo de registrarnos, dejar el equipaje en la habitación y salir con el coche hacia el centro histórico de la ciudad situado mas o menos a un kilómetro y medio, donde encontramos un parking muy cercano a la Plaza de la Loggia.

Llamada así por estar en la misma ubicado el Palacio della Loggia empezado a construir en 1489 y terminado en 1574. Nos hubiera gustado visitarlo interiormente, pero por desgracia a las horas que eran, estaba ya cerrado.

Frente a este Palacio, tenemos también una construcción con soportales donde se ubica la Torre del Reloj, llamada así evidentemente por contener en su estructura un antiguo reloj de 1546.

Alrededor de la plaza se encuentran construidas diversos edificios con evidente estilo veneciano, al igual que diversos cafés donde poder sentarse en sus terrazas.

Si preciosa es la cercana Piazza della Loggia, no se queda atrás la Plaza de Paolo VI antes conocida como la de la Cúpula, donde quizás nos encontremos en el único lugar del mundo donde las dos catedrales se encuentren prácticamente unidas.

Duomo Viejo conocido también como Rotonda, data del siglo XII y se trata de uno de los edificios medievales más singulares de los pocos que existen circulares de piedra.

El Duomo nuevo o Catedral de Santa María Assunta adosado prácticamente al anterior citado, tratándose de una construcción que se llwevó a cabo desde el año 1604 al 1825, conjuntando dos estilos diferentes que se pueden apreciar, como son el barroco y neoclásico.

A su lado está el Broletto que es el palacio público más antiguo de la ciudad, habiendo sido sede de los tribunales y que actualmente acoge a la Prefectura y las oficinas municipales. En el mismo se pueden ver la Torre Cívica y la Loggia (balconada) llamada la de los gritos.

Otros edificio significativos ubicados en esta plaza son el Credito Agrario Bresciano construido por el arquitecto de la ciudad Antono Tagliaferi a principios del siglo XX y la Casa de los Camerlenghi administradores financieros durante la dominación veneciana, en la fachada se pueden observar unas ventanas del siglo XV.

La tarde iba avanzando y la luz decayeno por lo que siguiendo un pequño plano que nos habían proporcionado en el hotel, nos dirigimos hacia nuestra última visita, la Plaza del Foro donde se encuentra El Capitolium, construcción que según la inscripción situada en el frontón, data del año 73 d.C. en l época Vespasiana.

Destruido por un incendio en el siglo IV y sepultado en la época medieval por un corrimiento de tierras de las colina Cidneo, fue sacado a la la luz en 1823 y reconstruido parcialmemnte entre los años 1935 y 1938.

En la misma plaza a escasos metros de la construcción principal, nos encontramos con un pórtico de doble arcada y una columna monolítica de mármol con una altura de 6,5 metros y capital corintio.

Nos hubiésemos estado bastante mas tiempo para poder ver las ruinas del teatro romano, pero la luz iba siendo cada vez menos, teniamos que encontrar un lugar donde cenar y volver después al hotel ya que a la mañana sigiente nos esperaba el recorrido hasta Nemesnép ya en Hungría.