Último día en tierras húgaras con una climatología extraordinaria que invitaba a visitar el Lago Termal de Héviz, situado apenas 2 kilómetros del resort por lo que decidimos visitarlo y darnos una baño en el mismo.

Ocupa una extendión de 47.500 metros cuadrados, siendo el lago termal más grande europa y el segundo del mundo con una profundidad de 38 metros. Sus aguas manan de una fuente con diversas aperturas y a diferentes temperaturas, que se encuentra en el fondo del mismo que su mezcla hace que la temperatura del agua oscile en verano entre 33-35 grados y en época invernal 24-26 grados. En esta última época o si llueve, se dispone de unas salas con pisicnas con la misma agua para posibilitar el baño.

La entrada en aquel complejo no fue de lo más grata posible, un enorme olor parecido al de la orina se podía mascar casi en el ambiente, aunque seguramente fuese debido al estado sulfuroso de las aguas termales, pero por una causa o por otra se me quitaron las ganas de tomar el baño, mientras que mi esposa e hijo casi no percibieron aquel olor y si lo hicieron.

El precio de la entrada va acorde con las horas que desees permanecer en el lago, ya que los restantes servicios se pagan aparte. Lo recomendable para un tratamiento suele ser uan permanencia de unas tres o cuatros horas con un precio de mas o menos de 9,50€ y 11,50€ y por todo el día 16,50€, a estas cantidades hay que añadir el alquiler del flotador correspondiente. Para ello te dan un reloj con la hora impresa magnéticamente para que no se pueda manipular, y a la salida lo tienes que depositar en una ranura que lee la hora en la que abandonas el lugar. Cuidado con pasarse que tiene multa. En cuanto al alquiler del Flotador se explica a que es debido al cansancio que se experimenta al no poder hacer pie en ningún lugar dentro del agua, aunque existen una especie barandillas de madera por toda la superficie. Si se va, recomiendo alquilar uno aunque no sea obligatorio.

Sus orillas con verdes praderas, unos frondosos árboles y los Nenúfares en el agua, es el lugar idóneo para leer o comer un bocadillo, aunque para esto tienes unos chiringuitos que casi siempre están abarrotados de gente y encontrar una mesa es casi misión imposible.

Aunque el recinto esta abierto de 9,00h a 17,00 (caja jasta las 16,30h), nosotros escogimos el pago de 4 horas desde las 11,00h hasta las 15,00h al objeto de que nos diese tiempo a comer en el apartamente, descansar algo y prepara el equipaje, ya que al día siguiente partíamos hacia Brescia pasando antes por el Lago di Garda.