Este día nos decidimos a visitar dos localidades que no habíamos tenido la oportunidad de hacerlo en nuestro anterior viaje a Budapest.

A 72 kilómetros del complejo donde nos encontrábamos en Cserzegtomaj, a unos 130 kilómetros al suroeste de Budapest, 9 kilómetros de Veszprém y a escasos 25 kilómetros Del extremo norte del Lago Balatón, se encuentra la pequeña localidad de Herend, que turísticamente hablando, la única pero interesante oferta es la visitar su Fábrica de Porcelanas fundada en 1825.

Durante muchos años fue la favorita de las casas reales de Austria y Británica. Ganadora de 24 primeros premios y medallas en certámenes internacionales. Destacar que tiene un taller-escuela para personas que posean gran capacidad artística que luego quieran trabajar en la fábrica, aunque son muy pocos los admitidos y generalmente pasa la técnica del pintado de padres a hijos.

Imprescindible visitar el Museo y el Porcelanium donde durante una pequeña visita te van explicando la Creación de dibujos, el proceso de elaboración de la porcelana con diversas clases de arcilla, así como las variadas mezclas de tintes para luego decorarla y un taller próximo.

En este proceso totalmente manual que va desde la creación en sí de la porcelana hasta completar la terminación de una Pieza ya dibujada pueden pasar meses y en excepcionales casos más de un año.



Se pueden adquirir vajillas enteras, piezas sueltas como platos, fuentes, figuras de animales etc. Con unos precios que oscilan entre los 50 euros hasta muchos miles. Nosotros pudimos ver una en cuestión que alcanzaba los 250.000 euros. Por supuesto en el exterior se pueden adquirir réplicas a unos precios irrisorios comparados con los originales.

Visita interesante para realizar si se tiene algún tiempo disponible y sobre todo un vehículo. Con la entrada al museo, te obsequian con una consumición en la cafetería que se encuentra en el complejo.

Terminada la visita a Herend continuamos camino para acercarnos a la orillas del Lago Balatón con objeto de ver TIHANY pequeña localidad ribereña del lago mencionado que aparte ser un lugar turístico por excelencia, posee la renta per capita y el precio más alto de la vivienda de toda Hungría.

El trayecto de apenas 40 kilómetros desde Herend fue bastante tranquilo, sin embargo una vez allí la labor de aparcar se convirtió en un auténtico calvario, más de una hora dando vueltas esperando a ver si alguien se decidía a marchar hasta que por fin tuvimos suerte. Tras dejar el coche y caminar un poco por la calle principal, nos dimos cuenta de la veneración que tiene este país por la Paprica en una casa cuya Fachada estaba llenas de pimientos rojos.

La localidad de Tihany, tiene como principal visita una Abadía Benedictina (Tihanyi Bencés Apátság) fundada en el año 1055 por el Rey András I fallecido en el año 1060 y cuya Tumba se puede ver en la iglesia inferior. Reconstruída en 1754 en estilo barroco mereciendo destacar el Altar y la escalinata que lleva hasta el mismo, el impresionante Púlpito y la reconstrución en el museo existente de algunas escenas cotidianas de los monjes y la vida que llevaban desde 1055.

En este lugar estuvo retenido cinco días el Emperador Carlos I de Austria antes de embarcarse para su exilio en la isla de Madeira, tras ser apresado durante el segundo intento de subir al trono de Hungría. Igualmente tiene fama por fenómenos de eco registrados desde el siglo XVIII, personalmente no percibimos ninguno.

Después de una breve merienda, de nuevo al coche para regresar a nuestro apartamento.