Lo que aquí relato, es un compendio de las visitas efectuadas en los recorridos que durante tres años hemos efectuado a Edimburgo, por supuesto en coche desde Madrid.

Aunque existe la posibilidad de cruzar el Canal de la Mancha en tren, particularmente preferimos siempre coger un ferry y dentro de las navieras sugiero P&O Ferries a traves de la web Direct Ferries excelente compañía en cuanto a seriedad y al pago del servicio. La duración desde Calais a Dover sino existen anomalías climatológicas suele oscilar entre hora y cuarto a hora y media. Existe la posibildad mediante pago de una pequeña cantidad poder tener la oportunidad de coger el ferry en un abanico de horas antes y después de la hora que tengas elegida. En mi opinión es una opción muy interesante, ya que al ir en coche te puede pasar una o mil circunstancias por la que puedes perder el ferry. Es muy importante colocarte en la fila correspondiente a la compañía que hayas elegido, una equivocación aquí te puede hacer perder el ferry, lo digo por experiencia.

Si te mantienes en la proa del ferry con buen tiempo, o sales un cuarto de hora antes de llegar a Dover, podrás ver los célebres Acantilados blancos de Dover en inglés White Cliffs of Dover, con una altura superior a los 100 metros en algunos puntos formados de roca caliza llamada Creta usada para las tizas.

Quitando el puerto que es el segundo más importante del pais, Dover como ciudad tampoco tiene gran cosa que ver. Particularmente nosotros de todos los viajes efectuados, solo pernoctamos dos noches debido la visita que hicimos a la ciudad cercana de Canterbury, dándonos tiempo a ir a la cercana localidad de St. Margaret´at Cliffe para ver de cerca los acantilados. Para llegar a este lugar situado a 6 kms. de Dover tienes la opción de ir en coche o andando, dependiendo del tiempo de que se disponga, nosotros escogimos la primera. A la vuelta tuvimos la oportunidad de observar aunque de lejos el Castillo cuando nos dirigiamos al hotel tova vez que a la mañana siguiente salía del ferry para Calais a las 9.

Al bajar del ferry y sentarte a conducir tienes que cambiar el chip inmediatamente y mentalizarte que todo es al revés del resto de europa, aparte de conducir por la izquierda quizás lo más engorroso sea al hacer las rotondas en las que se tiene que ceder el paso a los vehiculos que vengan por tu derecha, debido a esto me he llevado alguna pitada que otra pero no ha llegado a más. Cuando peor se pasa es a la salida del puerto por la gran circulación de camiones que siempre hay y que te tapan las señalizaciones, por lo que es conveniente poner en GPS en Calais para tenerlo preparado a la salida. Si tienes que ir detrás de un camión no hay que desesperar, procurar ir atento a las indicaciones del GPS y si por una casualidad te pasas el desvio deseado, no hay que sentir agobio ya que te podrás desviar más adelante.

Aunque parezca mentira, ha sido en estos viajes cuando más he disfrutado y menos sensación de peligro he sentido conduciendo, quizás tambien porque siempre he ido acompañado, esto a la hora de adelantar es una ventaja ya que son sus ojos los que te ayudan. Cuando afirmo esto es porque siempre he procurado cumplir con la señalizaciones, conducir sin prisa, adelantando con muchísima precaución sobre todo en carreteras convencionales, y teniendo además la ventaja de controlar el arcen izquierdo y no dar bordillazos como les suele ocurrir a los que alquilan un coche allí.

Los límites de velocidad son de 70 millas/h (112 kms/h) en autopista, 60 millas/h (96 Kms/h) en carreteras convencionales y 30 millas/h (48 Kms/h) en ciudad. En las autopistas si te diriges hacia el norte, el tráfico hasta que se pasa las circunvalaciones de Londres es muy intenso, por lo que debido a esto y tambien a las continuas obras te puedes encontrar con que el límite de velocidad se reduzca hasta las 50 millas/h., cosa que hay que tener muy en cuenta porque los radares son constantes e indicados. Generalmente los ingleses son bastante respetuosos con la limitación de velocidad aunque siempre existe el típico gamba que hace caso omiso, cosa muy habitual en los camiones que van a su aire y les es igual ocupar uno, dos, tres o los carriles necesarios. Las estaciones de servicio aunque hay mínimas excepciones, suelen estar acompañadas de restaurantes, cafeterias y zonas de juego señalizadas dos millas antes con la cadena del restaurante y cafería que hay. Coomo consejo parar en una que tenga Cafes Costa.

Vamos a empezar el recorrido por el punto mas al norte de Inglaterra situado en la zona de los Bordes casi en la frontera con Escocia llamado Berwick upon Tweed. para terminar en Canterbury ciudad muy cercana a Dover.

Sin embargo no quiero pasar por alto uno de los puntos negros encontrados al circular hacia el norte por el lado oriental de la isla. Se trata del peaje camuflado existente en la carretera A282 a la altura de la localidad de Dartford en los túneles existentes (tanto de ida como de vuelta) antes de llegar al puente Elizabeth II sobre el río Támesis si te diriges al norte o despueçés si vas hacia el sur. Desde el año 2014 han quitado las cabinas y solo se puede pagar anticipadamente por internet AQUI o en puntos concretos ingleses. El importe de la multa fue 2,50 £ por el peaje y la multa 70 £ que por ser la primera vez y reconociendo ellos mismos que el pago del peaje al no tener conocimiento como hacerlo me lo condonaron. Lo peor fue a la vuelta que como seguía sin saberlo me pusieron otra, la cual al tener ya supuestamente conocimiento de la existencia del peaje tuve que pagar las 2,50 £ del peaje mas las 70 £ de multa.

Particularmente solo me han pillado en el primero de los viajes a Edimburgo, toda vez que en posteriores a la vista de lo cual he preferido poner dirección Oxford, Liverpool y Lancaster lo que supone apenas unas 40 millas más de recorrido. Os dejo un mapa de donde esta ubicado.