Un día y medio en Praga unas personas pueden pensar que es poco y otras mucho, lo cierto que bajo mi punto de vista es lo justo y suficiente, sobre todo en época veraniega con el calor y la multitud de turistas la ciudad te pueden llevar al borde de desquicio. Particularmente nos gustó pero sin llegar a los extremos demesurados de como nos lo habían pintado. Quizás en época otoñal con menos turismo cambiaría de opinión. Dejo a las personas que ya la han visitado y a los futuros visitantes juzguen por si mismos.