Un viaje de siete dias a uno de los enclaves mas bonitos de los pirineos. No es solamente un lugar soñado para los amantes de los deportes de nieve, sino tambien para disfrutar de la naturaleza y admirar el arte románico que posee.


Atrás quedaron los viajes a este pequeño pais para realizar compras por sus bajos impuestos. En la actualidad solo el tabaco y el alcohol mantienen precios mas bajos que en cualquier pais europeo a excepción de Luxemburgo. Bastantes son las diferencias encontradas después de 10 años no acudiendo aquí. Para empezar la calle mas comercial del principado, que une Les Escaldes-Engordani con Andorra la Vella que antes se permitia circular con vehículos, ahora es peatonal. De los numerosos comercios dedicados a la electrónica y fotografía, quedan hoy en dia apenas los que se puedan contar con los dedos de una mano y con precios iguales o superiores a las de España. Sin embargo pese haber perdido el encanto de sortear los registros e incautaciones que se padecían en la frontera, este pequeño país me sigue enamorando.

Bibliografía : visitandorra.com, aldeaglobal.net/artmedieval, Oficina de turismo de Andorra en Madrid, y sobre todo los jóvenes guías turísticos que hay en las iglesias.